Fueron tus curvas mirando a proa,

o el temple de mi espada recta,

o por el cordón umbilical,

guiándonos hasta Lisboa,

como un experimentado sherpa,

cual orgasmo descomunal,

gestado en el vientre del Krakatoa.

Fdo: Erick Amado.

Copyrighted.com Registered & Protected  ZQXS-BG4F-OKX4-ZNT4