Blog sexo - Texto erotico - Un centimetro es la medida exacta

Exactamente diez milímetros. Todo cuanto rodea al placer de ese instante se mide en milímetros. Sentado sin poder respirar y tú a horcajadas. Nadie habla de él pero se siente, es el primer éxtasis. Ese puto momento en el que un trozo de mi carne entra dentro de ti. Cada mota de polvo que inunda el aire nos mira y están también cachondas. Joder que si. Ese centímetro siempre se recuerda, como un dolor de cabeza en una resaca sin haber dormido, taladrando los sesos y haciendo eco en los tímpanos. No existe metralla alguna que puede hacer más mella. Las dos personas lo saben pero nunca lo hablarán. Es el test de inteligencia que la libido tendrá que aprobar. Sin fallos. Los romanos esperando el dictamen de César.

El tamaño de lo que muchos presumen y otros desean se queda en una cárcel. No saben que diez milímetros definen como será el polvo. Confieso que a veces he tenido que frenar por miedo al orgasmo prematuro. Me puede. Escríbeme si pecas de lo mismo. Corrobora conmigo que el paréntesis que esposa  a la penetración  es la lencería del polvo. Desde luego aunque muchos no coincidan con nosotros en que esa medida es la mejor tarjeta de presentación, que cierren los ojos y recuerden los instantes en los que solo un puto centímetro curva el espacio tiempo. Si esto falla, fallamos los dos.

1 centímetro empujado por mi instinto.

3,93 pulgadas para pensar si desertar en esta guerra.

0,32 pies de ser consumidos en un

desagüe sin retorno.

10 milímetros que marcan la diferencia.

Fdo: Erick Amado.