No hay nada mejor,

que un cigarro después de un polvo,

un beso después de hacer el amor,

un “yo te llamo” después de una chapuza,

unos labios que comparen,

una libido que meta prisa,

una brecha entre tus piernas,

el olor de “todo ha ido bien”.

Fdo: Erick Amado.